Reportaje: Doctor Music Festival

La proliferación de festivales de música “independiente” a todo lo largo y ancho del territorio nacional, se ha convertido en una especie de patata caliente que crece a un ritmo vertiginoso y que amenaza con estallar en cualquier momento.  A los ya asentados Primavera Sound, FIB, Bilbao BBK, Low Festival y SOS 4.8., se le han sumado una lista interminable de primos hermanos, mucho más modestos, cuyos carteles son prácticamente fotocopias unos de otros. ¿Cuánto tardará en explotar de manera definitiva la burbuja festivalera?

Con esta pregunta en la cabeza e iniciada ya la temporada, conviene echar la vista atrás y remontarse al origen de todo, a la semilla que en 1996 plantaron Neo Sala y su promotora, Doctor Music, y que acabó degenerando en la amplia red de festivales que conocemos hoy en día. Se trata del Doctor Music Festival, una cita con la música que solo vivió cuatro ediciones (1996-1998 y 2000), pero que consiguió llevar hasta la rural Escalarre (Lérida) -y posteriormente a Asturias- a algunos de los nombres más importantes de la historia del rock nacional e internacional.

Y es que, aunque el FIB comenzó sus andanzas un año antes, es al Doctor Music Festival al que se le considera el primer festival masivo de música en España. ¿Los motivos? Un cartel de 70 bandas de renombre en su edición inaugural, 70 hectáreas de recinto, multitud de actividades relacionadas, 25.000 abonos a la venta y un planteamiento que conectaba con el concepto del “Woodstock” y que vencía por goleada a los humildes primeros años del Festival de Benicàssim. “No cabe comparar al festival con nada previamente hecho en España […] Esto es un festival, no un macroconcierto”, señalaba por entonces su creador, Neo Sala, para El País.

El reportaje completo en

Un Festival X Dentro – 2015