Entrevista: Ramírez

Ya lo dice en uno de los temas de su primer trabajo: “Alone, it’s not so bad”. De ahí que, en 2013, después de hacer meritos con Oh, Libia! y Tórtel, Víctor Ramírez decidiera liarse la manta a la cabeza y coger las riendas de su carrera con un proyecto musical en solitario: Ramírez. El resultado de esta nueva etapa esBook Of Youth, un disco pop sencillo -que no simple- y con tintes lo-fi, que entra fácil y sin necesidad de calzador desde la primera escucha. 11 cortes que hablan sobre la juventud, el amor, el desamor y el no sentirse bien a veces siendo uno mismo, pero, y aquí está la novedad, desde una perspectiva optimista que mira siempre el lado positivo de las cosas (“Life is sad, but we’re alive” nos anima en “Let’s go Bowling”). Desde Valencia, con amor, llega Ramírez. Manténganse muy atentos a sus reproductores.

Para quien no te conozca, ¿quién es Ramírez?
“¿Qué es Ramírez?”, mejor. Ramírez es pop juvenil sin perversiones de la industria. No me verás apareciendo en un catálogo de revista de moda anunciando ropa moderna para darme a conocer, ni promoviendo el consumo de bebidas alcohólicas en los jóvenes. Me interesa la música ante todo. Hablemos de música.

Este proyecto en solitario llega después de hacer carrera con la banda Oh, Libia!, con la que editaste 2 discos, y ser guitarra de los directos de Tórtel. ¿Cómo asumes este aumento del grado de responsabilidad? 
Bueno, es un aumento de responsabilidad que llevaba queriendo tener desde hace ya algún tiempo. Siempre he tratado de exigirme un mínimo en todo lo que he hecho. Da igual el proyecto que fuese. Respecto a Book of youth, siempre quise hacer mis propios discos y ser yo el que tuviese la última palabra en el proceso creativo y en las decisiones.

Book Of Youth, tu debut, lo has lanzado con Demian Records, un pequeño sello valenciano creado por tres amigos. ¿Cómo es la relación con ellos?
Demian Records me han facilitado muchas cosas para poder sacar este disco; sin ellos no hubiese sido posible llevarlo al público. La relación con ellos está siendo buena. Hay cosas que hay que tratar de mejorar, pero eso siempre sucede en un proyecto que parte desde cero. Al fin y al cabo, yo he sido la primera referencia de un sello independiente recién nacido. Es bastante loco montarse un sello hoy en día… o eso parece. Pero más loco es montarse un sello y sacar como primera referencia a Ramírez. Eso sí que es bastante loco. Valentía no les falta.

Terminaste de grabar Book Of Youth en 2013, aunque no lo has lanzado hasta 2015. ¿Te encontraste con problemas a la hora de encontrar discográfica? En una entrevista tuya comentabas que habías estado a punto de cerrar con un gran sello pero que al final resultó ser una pérdida de tiempo…
Sí, me encontré con problemas para sacarlo y se demoró todo mucho. No tiene importancia, es el pasado. Aunque nunca dije que el sello que tenía pensado sacármelo fuera un gran sello. Fue una opción que se presentó y no salió bien. Si hubiese sido un gran sello en el que yo moría por estar y no hubiese podido estar ahí, ahora estaría bastante jodido. No es el caso, era solo un sello más.  Pero bueno, ya ha salido con Demian Records y la gente puede escucharlo.  De todas formas, tanta demora y tanta espera ha dado como resultado que me despreocupe bastante con el recorrido de este disco. Quiero grabar el siguiente y olvidarme de este cuando antes. Hay que seguir avanzando.

La entrevista completa en

novemagazine – 2015