Crónica: Muse

En una entrevista concedida el pasado marzo para el Miami New Times, Matt Bellamy, guitarrista y cantante de Muse, admitía que “habían acabado por ir demasiado lejos” con la gira que habían preparado para “Simulation Theory”. No exageraba. Y cualquiera de los asistentes al Wanda Metropolitano pudo confirmarlo con creces: un escenario gigantesco con amplio despliegue de luces; láseres de colores; realidad virtual; bailarines vestidos con LEDs que desfilaron, lanzaron humo y hasta volaron; robots; un monstruo alienígena gigante que apareció del suelo… Pero empecemos desde el principio.

La de ayer, además de ser otra clásica tarde de calor y bochorno estival madrileño, era especial: marcaba en el calendario el fin de la gira europea de Muse y, la de la capital, era la única parada de la banda en nuestro país. Un par de días antes Live Nation, promotora del concierto, había desvelado el nombre de los que serían los teloneros y facilitado un mapa con horarios e instrucciones para acceder al recinto. La apertura de puertas estaba prevista a las 18:30h.

Lee la crónica completa en Binaural