Crónica: Javiera Mena

Era uno de los conciertos más esperados del mes en la capital. Después de estrenar en España el directo de su tercer trabajo de estudio actuando en el MBC Fest de Valencia, Javiera Mena visitaba el jueves elOchoymedio para hacer lo propio en Madrid, y ante sus seguidores, con el “Otra Era Tour”, acompañándose para la ocasión de BFlecha como telonera y maestra de ceremonias.

Musicalmente, la de la gallega prometía ser a priori una acertada apuesta para abrir la noche, aunque acabó quedándose en eso, una promesa. Quizás fue la impaciencia del público por ver de una vez en acción a Javiera o tal vez jugó en su contra la impoluta propuesta de synth-pop con limitados momentos vocales, pero lo cierto es que la actuación de Belén Vidal pecó de aséptica y de escasa conexión con el estimable.

Terminada la actuación de BFlecha, llegaba el momento de Javiera. Tras un montaje complejo, donde se repasaron hasta la saciedad las proyecciones de la pantalla del fondo, las luces, los micros distorsionados, alguna que otra espada láser y demás parafernalia electrónica, el escenario apagaba por fin sus luces para dar comienzo a la fiesta. Ataviada con una túnica-chubasquero negra, la chilena aparecía sobre las tablas entre los gritos del público, seguida de Les Filles Föllen -el equipo de bailarinas que, parece, le acompañará en todas sus actuaciones en España-, también con chubasquero, aunque esta vez, blanco.

La potente “Los olores de tu alma”, tema que abre el nuevo disco de Mena, servía también para arrancar el concierto, mostrándose como el perfecto aperitivo de lo que iba a deparar la noche. Inmediatamente después, y sin tiempo casi para recuperar el aliento, comenzaba el recital de hitazos del último trabajo de la artista. “Otra era”, “La joya” y “Que me tome la noche”, precedieron a “La carretera”, la electro samba en la que colabora El Guincho (devolviéndole el favor que esta le hiciera en “Novias”). El canario, del que hace bastante que no sabemos nada, no quiso perder la oportunidad de acompañar a Javiera y apareció por sorpresa en el escenario de la Sala BUT para cantar a dúo el tema, convirtiéndose en uno de los tantos momentos reseñables de la noche.

La crónica completa en

novemagazine – 2015